Skip to main content

A contracorriente

Si sientes que todos van en la dirección contraria es que estás en una calle de un sólo sentido y tú vas en la dirección equivocada. Dicho popular.

¿No les ha pasado alguna vez éso?, ¿sentir que como que todos van en la dirección contraria?.

Aunque conocemos de muchísimas historias de superación en las que el tesón, el esfuerzo, las ganas de vivir y la determinación por salir adelante, logran cosas maravillosas, también, no son pocas las veces en las que la rigidez, el anclarnos de nuestras ideas o prejuicios y nuestros miedos no nos dejan ver con claridad cuan equivocados podemos estar y, por más esfuerzo que hagamos, no logramos avanzar en la dirección que nos hemos fijado.

En esos casos, en los que pareciera que nadamos a contracorriente, un poco de humildad y reflexión quizás sean nuestros mejores aliados para colocar las situaciones en el contexto adecuado.

Humildad para escuchar lo que los otros nos tienen que decir, aunque no sean muy amigos. Humildad para aceptar que puedo estar equivocado y humildad para atender con espíritu de apertura.

La reflexión es propia de los adultos, es el momento que nos damos para hacer un balance de lo bueno y lo malo y para trazar estrategias para el futuro. Es el momento para autoexaminarse en los propósitos y corregir si hace falta.

De modo que, probablemente, la mejor manera de salir de la contracorriente sea con una pequeña ayuda de los amigos y, aceptar la ayuda, también sólo depende de nosotros.

Por cierto, es bueno recordar que esos miedos que muchas veces nos obligan a ir a contracorriente, aún de nosotros mismos, no son más que la expresión de angustias y sufrimientos no bien resueltos, así que ...

A sacudirse los miedos.

William

Comments

Popular posts from this blog

Lo veré cuando lo crea

No, no se trata de un artículo religioso, aunque muchos creyentes de seguro compartirán la afirmación.

Se trata del cómo lo que crees "colorea" tu mundo, lo que sientes sobre ti, sobre otras personas, de tu carrera, .... Lo que crees filtra tus experiencias sin siquiera darte cuenta.

Si crees en tu fuerza interior, la verás aparecer cuando surja una crisis.

Si cree en lo que vales, lo verás ayudándote y dándote coraje en muchas situaciones.

Si crees en el amor, lo verás en todas partes, aún en aquellas en las que otros no ven nada.

Lo que crees puede inspirar los logros más altos o los reveses más frustrantes.

Lo que crees es tan poderoso que puede hacer que todo lo veas tan claro como el día o absolutamente nada por las tinieblas.

Henry Ford decía: "no importa si crees que puedes o que no, siempre tendrás la razón". Lo importante quizás, no es lo que creas, sino cuan consciente estás de que es porque lo crees.

Y lo que crees puede cambiar porque es dinámico (según el …

¿Cómo se lo explico a los que están lejos?

Este año (2017) falleció George A Romero, para muchos el creador de género de los "Zombies" (Living Dead, Walking Dead). Su película original "Night of the Living Dead" ha dado paso a numerosas otras como: Dawn of the Dead (excelente soundtrack en la del 2004), World War Z, I am Leyend y a las más recientes series: The Walking Dead y Fear the Walking Dead.

En todas ellas, aparecen estos horribles seres como de la nada, que se van multiplicando aceleradamente y que de un día para el otro amenazan tu vida, acaban con el mundo como lo conocías y te sumergen en un mundo de precariedad, penuria, escasez y miedo. Donde además aparece lo peor del ser humano para sobrevivir, pero también aparece lo mejor del ser humano para ayudar a sobrevivir.



La gente, sin medicinas ni comida, ni luz, ni agua potable, se ve obligada a comer de la basura. Aparecen pequeñas comunidades regidas por déspotas que imponen sus particulares visiones del nuevo mundo, a los que se les debe sumisi…

Retroceder no es lo mismo que dar marcha atrás

Hace poco me encontré en Inc, esta historia que quiero compartir con vosotros. La historia es presentada en un artículo de Mandy Antoniacci. Ella la extrae del libro On the Edge de Alison Levine, quien comparte lo que aprendió al escalar el Everest.

Esta es una de sus historias:

"Aclimatarse al fino aire del Everest es un proceso largo, vejatorio pero necesario si quieres tener una oportunidad de alcanzar la cima en sus 29.035 pies. Si alguien, de manera mágica, pudiera llevarte en un avión y depositarte en la cima, morirías a los pocos minutos debido al repentino cambio de altitud.

En cambio, uno, típicamente escala de Campamento Base a Campamento 1 para luego volver sobre tus pasos, al Campamento Base. Luego escalas a Campamento 2 y regresas a Campamento Base. Luego a Campamento 3 y de nuevo, todo el recorrido a Campamento Base en un ciclo continuo de ganar alturas y dar marcha atrás para descansar."

Levine luego nos dice:

"Por no sé por cual razón, uno piensa que progre…