Skip to main content

Responder, reaccionar, rumiar


Recientemente leí esta publicación del Dr. Marshall Goldsmith sobre la distinción entre responder y reaccionar que se basa en el cuento Budista que traduzco a continuación:
Un joven campesino remaba vigorosamente río arriba. El sudor le cubría casi completamente mientras remaba su bote a contracorriente para entregar sus productos en un pueblo cercano. Era un día caluroso y el quería entregar sus productos y regresar a casa antes del anochecer. Al mirar hacia adelante, el divisó otro bote que se acercaba, bajando el río rápidamente hacia su bote.Él remó furiosamente para salir del camino del otro bote que se acercaba, pero nada parecía ayudar.
Él gritó, "¡Cambia de dirección, Me vas a chocar!".  De todas maneras, el bote vino directamente hacia él y golpeó violentamente el bote produciendo un ruido seco. El joven campesino gritó, "¡Idiota!, ¿cómo has podido arreglártelas para chocarme en la mitad un río tan ancho?"
Cuando echó un vistazo al bote, buscando al responsable del accidente, se dio cuenta que no había nadie. Había estado gritando a un bote vacío que simplemente se había soltado del muelle y que flotaba libremente con la corriente.
¿Qué hubiera sucedido si desde el principio él hubiese sabido que no había nadie a quien culpar?, que eran sólo un conjunto de circunstancias desafortunadas. Probablemente lo hubiera tomado con más calma de saber que lo que venía era un bote vacío.

Tal como dice Goldsmith, el reto para nosotros es "reconocer que en realidad nunca hay nadie en el otro bote. El otro bote en realidad no está dirigido contra nosotros, ni siquiera aquellas personas que crean las notas amargas en la melodía de nuestro día".

Depende de nosotros el qué hacer a los botes vacíos en nuestras vidas. Podemos chillar y gritar o podemos tratar de evitar el golpe lo mejor que podamos. Siempre son botes vacíos.

Como la historia del bote que nos golpea nunca acaba, ni en el pasado ni en el futuro, podemos pasarnos todo el día rumiando en nuestras mentes sobre el golpe que nos dio o el que nos va a dar, o podemos pasar la página y dedicarnos a hacer ahora lo que creemos nos va a llevar en la dirección de lo que queremos lograr. Recuerda que únicamente "ahora" es cuando puedes actuar y hacer. No ayer ni mañana, ¡Ahora!.

La historia completa la pueden leer, en inglés, en LinkedIn.

Ya se acerca el 2017 y quiero desear para todos unas muy felices pascuas y venturoso año nuevo. También, parafraseando a Neil Graham, "Que el año nuevo esté lleno de magia, sueños y algo de locura. Espero que leas un buen libro y que beses a alguien que crea que eres maravilloso. Espero que el año que viene, en algún momento, te sorprendas a ti mismo".

¡Feliz 2017!

Comments

Popular posts from this blog

Lo veré cuando lo crea

No, no se trata de un artículo religioso, aunque muchos creyentes de seguro compartirán la afirmación.

Se trata del cómo lo que crees "colorea" tu mundo, lo que sientes sobre ti, sobre otras personas, de tu carrera, .... Lo que crees filtra tus experiencias sin siquiera darte cuenta.

Si crees en tu fuerza interior, la verás aparecer cuando surja una crisis.

Si cree en lo que vales, lo verás ayudándote y dándote coraje en muchas situaciones.

Si crees en el amor, lo verás en todas partes, aún en aquellas en las que otros no ven nada.

Lo que crees puede inspirar los logros más altos o los reveses más frustrantes.

Lo que crees es tan poderoso que puede hacer que todo lo veas tan claro como el día o absolutamente nada por las tinieblas.

Henry Ford decía: "no importa si crees que puedes o que no, siempre tendrás la razón". Lo importante quizás, no es lo que creas, sino cuan consciente estás de que es porque lo crees.

Y lo que crees puede cambiar porque es dinámico (según el …

Retroceder no es lo mismo que dar marcha atrás

Hace poco me encontré en Inc, esta historia que quiero compartir con vosotros. La historia es presentada en un artículo de Mandy Antoniacci. Ella la extrae del libro On the Edge de Alison Levine, quien comparte lo que aprendió al escalar el Everest.

Esta es una de sus historias:

"Aclimatarse al fino aire del Everest es un proceso largo, vejatorio pero necesario si quieres tener una oportunidad de alcanzar la cima en sus 29.035 pies. Si alguien, de manera mágica, pudiera llevarte en un avión y depositarte en la cima, morirías a los pocos minutos debido al repentino cambio de altitud.

En cambio, uno, típicamente escala de Campamento Base a Campamento 1 para luego volver sobre tus pasos, al Campamento Base. Luego escalas a Campamento 2 y regresas a Campamento Base. Luego a Campamento 3 y de nuevo, todo el recorrido a Campamento Base en un ciclo continuo de ganar alturas y dar marcha atrás para descansar."

Levine luego nos dice:

"Por no sé por cual razón, uno piensa que progre…