Skip to main content

Sobre el comportamiento ético

En estos días nos hemos visto envueltos en una situación bastante desagradable y triste en nuestra universidad como consecuencia de el desalojo forzado de un grupo de perros de la universidad. La decisión se toma (correcta o no) porque su número había venido aumentando de tal manera que se han convertido en un problema para nuestra casa de estudios (profilaxia y seguridad).

A raíz de esta decisión se nos ha llamado idiota, incapaz, cobarde, mentiroso y alguna cosa más. Alguna compañera de trabajo la ha tenido peor y ha sido amenazada hasta con sacrificarla, injustamente además porque tuvo muy poco que ver con la decisión tomada.

Imagino que las personas que han proferido todos esos insultos y amenazas se ven a si mismas como personas perfectamente honestas, correctas y que, después de todo, las personas que ellos consideran malas quedan excluidas del cumplimiento de cualquiera de los 10 mandamientos. Aquello del "amarás a tu prójimo como a ti mismo" o lo del "ama y haz lo que quieras" sólo se lo aplicamos a los son nuestros similares o a los que no conocemos, pero a los que sabemos que son malos, pues nada, ni agua. Con ellos podemos romper todas nuestras reglas éticas y seguir sintiéndonos buenas y honestas personas. Creo que si tuviera que buscar una buena definición de hipocrecía, acá estaríamos al frente de una muy buena. Es posible que con los esclavos de hace 300 años pasaba algo similar.

Siempre podremos encontrar una muy buena razón que nos permita justificar nuestras acciones y romper un poco nuestros códigos de conducta. Ello no los convierte en buenos actos pero lo justifica ante nuestras consciencias.

El segundo elemento importante de este suceso lo comporta lo que entiendo como la irracionalidad sobre los que se sienten dueños de los perros. Por una parte a los perros, que llegan como callejeros a la universidad, algunas personas deciden, sin el consentimiento de o información a la universidad, cuidar a estos animales, en algunos casos sintiéndose dueños pero en ningún caso asumiendo la responsabilidad plena, que implicaría llevarlos para sus casas. Algo así como un acto de caridad y compasión pero no un acto de responsabilidad. La responsabilidad, gústele o no, se la dejan a la universidad. Quizás estos perros estarían más felices si tuvieran un dueño que los recibiera en sus casas y no quien les dé limosnas. En cualquier caso, la universidad, al igual que para tantos otros problemas, tendrá que conseguir una solución adecuada para estos animales en el marco de las leyes y también en el de la compasión y del amor al prójimo.

Oscar Wilde decía: "La Moralidad al igual que el arte, significa dibujar una línea en alguna parte", pareciera que la línea la podemos dibujar más arriba o más abajo dependiendo de nuestras simpatías. En cualquier caso, en mi condición de docente, recomendaría la lectura del artículo Justified Ethicality para entender un poco este comportamiento moral y no dejo de sentir profunda tristeza por el poco capital social y empatía de la Venezuela de nuestro tiempo.

Qué les sea útil,

William Colmenares

Comments

Shukyhiro said…
This comment has been removed by the author.
José Pérez said…
Profesor, con todo el respeto que usted se merece, considero que esta cinofobia que ha mostrado tener lo ha llevado a tomar decisiones poco humanas y desencontradas con la comunidad uesebista. Es razonable reubicar (para posteriormente ayudar) a varios de los canes que entraban al campus, pues podían estar enfermos o resultar agresivos. Pero usted no tiene ninguna base para afirmar que todos los perros en la USB representaban amenaza alguna para algún miembro de nuestra comunidad pues nunca hubo algún antecedente donde alguien resultara herido a causa de estos animales. Por esto le aseguro que la mayoría de los que conformamos dicha comunidad lo consideran a usted y a su medida como algo inhumano y triste, incapaz de ver que unos animales son más patrimonio de la USB de lo que usted jamás llegará a ser. No hay justificación que valga para deshacerse como se deshizo de perros que se encontraban vacunados, debidamente alimentados, limpios y esterilizados. Por favor, no se llene la boca hablando de "ética" cuando ha desconocido por completo a sus contrarios, quienes sentían un profundo afecto por estos animales (sentimiento completamente humano, por cierto), se ha desligado de tan siquiera dialogar con ellos antes de tomar alguna medida con respecto a este problema, y tan siquiera se ha escuchado de su boca o de sus letras una simple disculpa por el tan desagradable momento que nos hizo pasar a muchos de nosotros.

Y ya que tanto le gusta Oscar Wilde, le recuerdo que él una vez escribió "Un hombre que predica moral es, por regla general, un hipócrita".

Que le sea útil.
José Pérez said…
Profesor, con todo el respeto que usted se merece, considero que esta cinofobia que ha mostrado tener lo ha llevado a tomar decisiones poco humanas y desencontradas con la comunidad uesebista. Es razonable reubicar (para posteriormente ayudar) a varios de los canes que entraban al campus, pues podían estar enfermos o resultar agresivos. Pero usted no tiene ninguna base para afirmar que todos los perros en la USB representaban amenaza alguna para algún miembro de nuestra comunidad pues nunca hubo algún antecedente donde alguien resultara herido a causa de estos animales. Por esto le aseguro que la mayoría de los que conformamos dicha comunidad lo consideran a usted y a su medida como algo inhumano y triste, incapaz de ver que unos animales son más patrimonio de la USB de lo que usted jamás llegará a ser. No hay justificación que valga para deshacerse como se deshizo de perros que se encontraban vacunados, debidamente alimentados, limpios y esterilizados. Por favor, no se llene la boca hablando de "ética" cuando ha desconocido por completo a sus contrarios, quienes sentían un profundo afecto por estos animales (sentimiento completamente humano, por cierto), se ha desligado de tan siquiera dialogar con ellos antes de tomar alguna medida con respecto a este problema, y tan siquiera se ha escuchado de su boca o de sus letras una simple disculpa por el tan desagradable momento que nos hizo pasar a muchos de nosotros.

Y ya que tanto le gusta Oscar Wilde, le recuerdo que él una vez escribió "Un hombre que predica moral es, por regla general, un hipócrita".

Que le sea útil.
Josue Castillo said…
Lastimosamente no se puede hablar de ética y moral con un señor que mintió desde el primer comunicado que emitió, cuando dijo que se "Habian llevado 5 perros, algunos con sarna", y aún sabiendo que se había llegado a un acuerdo hace algunos años con respecto a la estadia de la conocida perrita negra permitió que se la llevaran sin llamar a los numeros de la placa y que la sedaran, a un perro de edad avanzada no se le puede aplicar sedante sin antes hacérsele un análisis de sangre, por si no lo sabia. Espero que con el mismo ahinco tambien se investiguen las medidas de salubridad en los comedores, se le coloque un poco de papel a los baños de la universidad, entre otras cosas. La universidad tiene muchos temas en los que mejorar, y yo si fuera vicerrector estaría avergonzado de que el único "problema recurrente" que se ha atacado en los últimos dias haya sido erradicado con acciones, a lo sumo, mediocres, deficientes tanto en calidad humana como en eficacia alguna.

Mis disculpas si el comentario pareciera dirigido exclusivamente a la crítica, pero necesitaba un espacio para poner ciertos puntos claros, así como otros se valen de sus espacios para hacer valer los suyos. El desagradable momento también lo pasaron aquellos que tuvieron que correr a buscar y los que se la pasan velando por proteger a estos animalitos, pero no desde una oficina.

Saludos.
Apreciados José y Josue,

Por una parte, sinceramente no puedo entender el proceso de razonamiento de una persona que entiende perfectamente que no puede tener un perro en casa pero que sí lo puede tener en la Universidad. ¿De donde sale esa potestad?, ¿Qué tipo de dueño es ese que no asume la responsabilidad total de lo que dice suyo?

Por otra parte, la Universidad está obligada por norma, a tener un control estricto de animales y cuando decide ejercerlo en esta oportunidad, lo hace a través de oficinas especializadas en el tema, por cierto muy diferente a ejercicios anteriores en los que simplemente se les sacrificaba. ¿Dónde está la maldad?, ¿En que parte se ha sido inhumano?

¿Dónde está la falta de ética?, ¿dónde están esos acuerdos anteriores que Uds. mencionan y que no conocemos? y sobre todo, ¿dónde está el documento que dice que la Universidad ha decidido la adopción de esos perros y por ende asume completamente la responsabilidad sobre ellos? ¿En qué medida me conocen como para decir que tengo miedo de los perros y que actúo en consecuencia? Nada más lejos de la verdad por cierto.

Qué fácil es atacar, como se ha hecho vilmente contra nuestra compañera de trabajo y quien por cierto tuvo muy poco que ver con este asunto. Lo difícil es asumir responsabilidades cabalmente (si quiere un perro adóptelo) y encontrar soluciones sostenibles en el marco de las normas pero también de la compasión y respeto para los perros que van a seguir apareciendo en la Universidad. Cosa que ya estamos haciendo.

Por cierto, lo que dijo completo Oscar Wilde fue "Un hombre que predica moral es, por regla general, un hipócrita y la mujer invariablemente fea". A veces, hasta las personas más inteligentes dicen cosas estúpidas (como casi siempre son las generalizaciones) y en ésta salta a la vista el carácter misógino del personaje.

Por último, podemos someternos, como de hecho ya se ha hecho en el pasado reciente muchaas veces, a cualquier escrutinio que se desee en nuestros comedores. Ellos reciben las mejores evaluaciones una y otra vez de los propios usuarios (tenemos las encuestas que se realizan cada trimestre para probarlo) y de entes externos que nos colocan como ejemplo en ese respecto. Sobre la penosa historia del papel higiénico, lo más triste de todo es que muchas veces hemos utilizado ingresos propios de la Universidad (que deberían usarse sólo para la academia), para paliar la menguada situación a la que nos vemos sometidos año tras año con tan pobres presupuestos.

Gústenos o no, así son las cosas.

Popular posts from this blog

Del arte de vivir

Hace poco recibí de la gente de The Daily Stoic, un correo con "las 12 cosas más importantes para pensar en este año". Ellos, promueven la Sabiduría, la Perseverancia y el Arte de Vivir, a través del Estoicismo.
Confieso que es el primer correo de ellos que abro y leo, pero realmente he disfrutado mucho la lectura de los 12 postulados que proponen como las cosas más importantes para pensar en este año. Siendo que la época es particularmente adecuada con el tema de los propósitos, comparto con todos, la traducción de los 12 temas esenciales para reflexionar este año. Ellos son:
Claridad: Recuerda que la tarea más importante es separar las cosas que están bajo tu control de aquellas que no lo son, para que podamos aclararnos sobre dónde poner el foco en la vida. Tal como Séneca decía: "No es la actividad lo que perturba, sino las falsas ideas o concepciones que nos enloquecen"
Ecuanimidad: Para los estoicos, las pasiones son la fuente del sufrimiento. Marco Aurelio…

Retroceder no es lo mismo que dar marcha atrás

Hace poco me encontré en Inc, esta historia que quiero compartir con vosotros. La historia es presentada en un artículo de Mandy Antoniacci. Ella la extrae del libro On the Edge de Alison Levine, quien comparte lo que aprendió al escalar el Everest.

Esta es una de sus historias:

"Aclimatarse al fino aire del Everest es un proceso largo, vejatorio pero necesario si quieres tener una oportunidad de alcanzar la cima en sus 29.035 pies. Si alguien, de manera mágica, pudiera llevarte en un avión y depositarte en la cima, morirías a los pocos minutos debido al repentino cambio de altitud.

En cambio, uno, típicamente escala de Campamento Base a Campamento 1 para luego volver sobre tus pasos, al Campamento Base. Luego escalas a Campamento 2 y regresas a Campamento Base. Luego a Campamento 3 y de nuevo, todo el recorrido a Campamento Base en un ciclo continuo de ganar alturas y dar marcha atrás para descansar."

Levine luego nos dice:

"Por no sé por cual razón, uno piensa que progre…

Liderazgo: lo que podemos aprender de las hormigas

Hace algún tiempo leí el artículo de Ndubuisi Ekekwe: "The Leadership Lessons of Ants" del que saca importantes lecciones de liderazgo y de formación de equipos orientados al logro basado en la observación de las hormigas (duras trabajadoras, prudentes y disciplinadas). Quisiera compartir con vosotros las observaciones de Ekekwe que son: Trabajan como un equipo. No solas o de manera individual.Confían las unas a las otras. Eliminando la idea de que sólo el trabajo propio asegura calidadSon abiertas. Compartiendo las ideas y descubrimientos con sus similares (o en el caso nuestro con gente que piensa de manera similar).Son socias (en su trabajo) y de diferentes tamaños. El proyecto es "nuestro" (no sólo mío) y todos somos socios en él. A cada quien según sus capacidades y destrezas.Son diligentes y focalizadas. El equipo debe avanzar en el trabajo, aunque sea despacio. Plazos y fechas límite nos darán foco.Se reagrupan cuando ocurren fallas o imprevistos. Hay que est…